Este primero de mayo alzamos la voz

1 May 2018 | Comunicados

Las mujeres están ​sub-representadas ​en la mayoría de las directivas de los sindicatos, incluso en aquellos en los que son mayoría. Es notoria la falta de mujeres integrando el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT.
Las mujeres ganan un menor salario (​brecha salarial​): cada 100 pesos que gana un hombre por hora, una mujer gana 94,6.

Las mujeres dedican en promedio casi el doble de tiempo semanal que los hombres al trabajo ​no remunerado​ (cuidado a niños/as, adultos/as mayores y tareas domésticas). Esta situación se mantiene aunque trabaje la misma cantidad de horas fuera del hogar. Es decir, doble jornada.

Se mantiene la reproducción de roles adjudicados a las mujeres como “naturales” también dentro del ámbito laboral. En el ​sector educativo​ continúa siendo mayoritario el número de mujeres trabajadoras. A su vez, casi la totalidad (el 95%) de las personas ocupadas en el sector de cuidados ​son mujeres.
Continúa siendo un debe analizar con perspectiva de género la situación laboral de las mujeres que desempeñan cargos universitarios y ocupaciones académicas. No queremos dejar de mencionar las dificultades a las que se enfrentan y los obstáculos que deben sortear y que no son cuantificables.

Un alto porcentaje de las mujeres afro y trans que están ocupadas desarrollan tareas en sectores de ​trabajo precario​. Estos empleos presentan condiciones laborales desfavorables en términos de estabilidad y remuneración e incluso en el acceso a la seguridad social y a la cobertura de salud. 1 de cada 5 mujeres afro ocupadas, se emplean en el sector cuidados. De las personas trans ocupadas apenas 1 de cada 5 accede a FONASA.
La tasa de ​desempleo ​de las mujeres es superior a la de los varones: 9,6% y 6,9% respectivamente. Las mujeres afro presentan una tasa de desempleo mayor que las no afro. Para las mujeres trans alcanza un 30%.

La desigualdad visible e invisible nos interpela como sociedad. Somos trabajadoras.