El costo de levantar la voz ante injusticias

1 Ago 2018 | Contenidos

El costo de levantar la voz ante injusticias en América Latina es la vida. Solo en 2017 más de 173 activistas fueron asesinados por defender el derecho a la tierra de los pueblos ante multinacionales destructivas, por denunciar regímenes opresores y dictatoriales, por tomar el espacio público y luchar contra distintas formas de opresión y desigualdad.

Marielle Franco, Sabino Romero, Berta Cáceres, Santiago Maldonado, Macarena Valdés, Yolanda Maturana, Juana Raymundo. Sus nombres nos recuerdan el riesgo que supone defender la tierra, las libertades de las minorías y los derechos humanos, sobre todo en nuestro continente, donde cada 2 días es asesinado un activista.

En general los responsables del asesinato de activistas permanecen en impunidad. Los casos resueltos ante la justicia son mínimos, sólo un 12% de los sospechosos han sido arrestados.

La mayoría de los países donde suceden estos crímenes, coinciden en tener una inexistente voluntad política de protección hacia activistas en riesgo. Por omisión o por complicidad, los propios gobiernos son los que permiten un clima de continua violencia.

El caso de Marielle Franco o Santiago Maldonado son solo la punta del iceberg. Latinoamérica es la región más peligrosa del mundo para los activistas. Como si fuera poco muchos países como Brasil, Argentina,Colombia, Honduras, y México han militarizado la seguridad ciudadana contribuyendo aún más a crear un estado de violencia.

Hoy, a un año de la desaparición forzada de Santiago Maldonado en Argentina en una represión a la comunidad Mapuche, continuamos sin saber cómo murió y qué pasó. Exigimos que se sepa la verdad en este y todos los casos que aún están sin resolver, sumamos nuestra voz activista en defensa de las voces que buscan silenciar.